Los mandalas son unas imágenes geométricas circulares que aparecen en prácticamente todas las culturas del mundo y con muchas variantes.

Los mandalas para el culto, como los que encontramos en el Tíbet y en la India, siempre se hacen de una forma concreta, según las instrucciones tradicionales y tienen un número limitado de motivos.

Los mandalas personales pueden tener un número ilimitado de motivos y símbolos porque son la expresión de la totalidad de la persona dentro de la experiencia interior y exterior que ésta ha tenido del mundo.

Los mandalas son utilizados desde tiempos remotos. Tienen su origen ancestral en la India (imágenes y meditaciones budistas) pero pronto se propagaron en las culturas orientales, en los indígenas de América y en los aborígenes de Australia. La mayoría de las culturas poseen configuraciones mandálicas, frecuentemente con intención espiritual: la “mandorla” –almendra- del arte cristiano medieval; ciertos “laberintos” en el pavimento de las iglesias góticas, los rosetones de vitral de las mismas iglesias góticas…

EL MANDALA EN EL HINDUISMO

mandala_hinduismo

Un yantra es una composición geométrica de dos o tres dimensiones que se usan en los rituales de meditación. Se le considera la morada de los dioses. Cada yantra es único y hace una llamada a una deidad a través de elaborados diseños geométricos y simbólicos. Según cierto académico, “Los yantras funcionan como símbolos reveladores del cosmos y como un gráfico instructivo de los aspectos espirituales de las experiencias humanas”.

Los yantras no son representaciones, sino que están vivos, llegando al conocimiento a través de experiencia.

EL MANDALA EN EL BUDISMO

mandala_budismo

El mándala tibetano (kyl khor),  en el Vajrayana budista representa normalmente un paisaje de la tierra de Buda o de la visión de culto de Buda (los cuales son inevitablemente identificados con él y representa la naturaleza de su experiencia y su complejidad. 

La mayoría de los mándalas consisten en una zona exterior circular y una zona interior cuadrada (aunque a veces circular) con una decoración elaborada en el centro. La parte interior del mándala puede ser ocupado por caracteres budistas y símbolos, así como imágenes de sus deidades asociadas, los cuales “simbolizan diferentes etapas en el proceso de la comprensión de la verdad”.

LOS MANDALAS TIBETANOS DE ARENA

mandala_tibetano

Son mandalas realizados con arena de colores por los monjes budistas tibetanos, y que estos son una representación geométrica del cosmos.

Un  mandala de arena suele realizarse bajo la petición de una comunidad para traer la paz al mundo y, por otro lado, sirven como herramienta de “meditación”.

Sobre una base plana de madera, los monjes se disponen a diseñar con tiza la estructura del mandala de arena. Hasta cinco monjes pueden trabajar a la vez en este proceso y es aquí donde  la precisión y  la exactitud entran  en juego.

Los monjes verterán millones de granos de arena (procedentes de piedras semipreciosas) durante un periodo  que puede llegar a durar varias semanas

Una vez acabada la obra es destruida. Este nuevo acto simboliza la muerte. Representa  lo efímero de la existencia.

“Lo importante no es la obra de arte terminada, sino el proceso de su creación. El camino es la meta”

El MANDALA. INDIOS NATIVOS AMERICANOS

mandala_indios

Los nativos americanos del sudoeste como los navajos, cuyas pinturas de arena son extraordinarimente similares a las de los budistas tibetanos, crean mandalas curativos para personas que están enfermas. Tras un periodo de purificación, un curandero tribal fabrica un mandala de arena en cuyo centro, tras finalizarlo, se sienta la persona enferma. Tras una ceremonia, la pintura de arena, considerada tóxica porque ha absorbido la enfermedad, es eliminada, de forma similar a los rituales practicados por los monjes tibetanos para simbolizar la impermanencia.

MANDALAS ABORIGENES AUSTRALIANOS

mandala_aborigenes

Los mandalas de los aborígenes australianos, muestran las energías de la tierra con sus insectos y reptiles.

Las representaciones son naturalistas y geométricas y suelen representar paisajes, ritos y creencias mágicas.

MANDALAS HUICHOLES

mandala_huicholes

El mandala también llamado Ojo de Dios es un entrelazado, simple o complejo, sobre dos o más palitos y se cree que se originó entre los indios huicholes de México. Se acostumbraba tejerlos cuando nacía un niño. El padre tejía el ojo central y se agregaba un ojo por cada año hasta que el niño llegaba a la edad de 5 años.

El mandala huichol es un objeto ritual, mágico y un símbolo cultural que evoca la asociación de trenzado con la espiritualidad. En México el mandala huichol simboliza el poder de ver y entender lo desconocido, lo misterioso. Las puntas representan los cuatro elementos: tierra, fuego, aire y agua.

LOS MANDALAS DE CARL JUNG

mandala_carl_jung

En la cultura occidental, fue el psicoanilista Carl G. Jüng (1875-1961) quien los utilizó con el objetivo de alcanzar la búsqueda de individualidad en los seres humanos. Jüng solía interpretar sus sueños dibujando un mandala diariamente, en esta actividad descubrió la relación que éstos tenían con su centro y a partir de allí elaboró una teoría sobre la estructura de la psique humana.

Según Carl Jüng, “los mandalas representan la totalidad de la mente, abarcando tanto el consciente como el inconsciente”. Afirmó que el arquetipo de estos dibujos se encuentra firmemente anclado en el subconsciente colectivo.

Para Jüng “el mandala es una forma arquetípica”, de ahí que aparezca en diferentes culturas lejanas entre sí, considera que la comprensión del arquetipo puede resultar curativa.

“Tuve que abandonar la idea de la posición de orden superior del ego. … Vi que todo, todos los caminos que había estado siguiendo todos los pasos que había tomado, se dirige de nuevo a un solo punto – a saber, el punto medio. Se hizo cada vez más claro para mí que el mandala es el centro. Es el exponente de todos los caminos. Es la ruta de acceso al centro, a la individuación.

… Sabía que en la búsqueda de la mandala como una expresión del yo que había alcanzado lo que fue para mí el final. – CG Jung. Recuerdos, sueños, pensamientos”

“Encontrar la propia sombra, enfrentarse con ella, aprovechar su poderosa energía, todo ello pertenece a la autorrealización más profunda del ser humano”. Ya dijo Jung que uno no alcanza la iluminación fantaseando sobre la luz sino haciendo consciente la oscuridad.

EL MANDALA EN LA ACTUALIDAD

LOS MANDALAS EN LA EDUCACIÓN

En la actualidad el concepto de mandala y su creación está siendo orientado hacia los más jóvenes y niños, debido a los efectos extremadamente beneficiosos que les aporta. Un ejemplo de ello es el Instituto de jovenes IDEJO (Uruguay) que lleva más de veinte años utilizando el mandala en todos sus aspectos. Considerada una técnica de armonización, el alumno aprende a disfrutar de estar consigo mismo, y mejora su estado anímico. Les ayuda a centrarse antes de otra actividad.

En la creación del mandala, el centro nos conecta con nuestro propio centro y la irradiación nos armoniza con el entorno y el círculo nos conecta con la totalidad de la que formamos parte. Si quieres comprender el punto, explora el círculo.

Bibliografía consultada

Huyser, A (2006). El libro del trabajo de los mandalas para el descubrimiento de uno mismo. Ediciones Obelisco.

Patricia Lopez Caballero, (2013). Descubre el mágico mundo de los mandalas y conoce tu mundo interior.

Lori Bailey Cunningham(2013). El libro de los mandalas, Patrones del universo. Editorial Acanto.

Comentarios

  1. maria gomes morales dice:

    su pagina lo tiene todo

    1. Muchas gracias Maria Gomes, me alegra tu comentario, he intentado dar información del mandala tal y como yo la he recibido.
      Un saludo